Grabación de la Radiorevista de opinión ¡Así es la vida!

Cliquée aquí para escuchar la Grabación de la Radiorevista de opinión ¡Así es la vida!

A continuación, les comparto la grabación de la Radiorevista de opinión ¡Así es la vida!, correspondiente al Jueves 24 de mayo 2012.  «Gracias por escucharme».

Pinterest con ¡Así es la vida!

El lente de Raúl Contreras, ya está en pinterest, exponiendo las imágenes que hacen nuestra vida cotidiana, ¡Bienvenidos!, y disfrute del recorrido en el que se conjuga, lo que a veces pasamos por alto, con lo que le da sentido a muchas vidas.  Desde hoy, ya tiene una opción más para visitar, cuando ingrese a http://www.raulcontreras.com, busquen siempre ¡Qué publicación hay de nuevo!, gracias por ser parte de mis más valoradas causalidades, ¡Así es la vida!, ya que en la vida nada es casualidad, todo es causalidad.  El link para que ingresen es el siguiente:

Cevichón Pérez.

El ceviche para mi, más que un platillo, es un momento placentero, más que un afrodisíaco, es la oportunidad para disfrutar admirando con lo que la naturaleza nos impresiona, las variedades de éste platillo dependen de nuestra creatividad y estado de ánimo al prepararlo, un buen amigo prepara un ceviche al que le agrega apio y aceite de oliva, en teoría dudamos de cómo sabrá al momento de comerlo, pero cuando nos llevamos el primer bocado, no podes dejar de comerlo ya que es intensamente delicioso. Para algunas personas el ceviche es el platillo más fácil de preparar, ya que no se tiene que poner al fuego o al horno nada; es como hacer una ensalada y ya, pero no, nada es tan sencillo, ya que la sazón es muy importante, así como las cantidades de los ingredientes, al momento de servirlo, por lo general se acompañan con galletas de soda; aunque como siempre existen excepciones y en Escuintla, que es un departamento al sur de la ciudad de Guatemala, son bien originales, ya que en una cevichería suelen acompañarlo con tamalitos de chipilín, y por supuesto ¡Delicioso!. Cuando prepare el ceviche, hay que darle rienda suelta a la imaginación a creatividad, pero eso sí, cuide muy bien las cantidades de los ingredientes ya que como en toda comida la sazón es muy importante, hay personas que preparan ceviche de una carne vegetal que viene en bolsa, y yo lo probé, desagradable no es, algunos otros le agregan un poco de maní tipo japonés, y me gusto mucho, puede ser que porque soy amante del maní, y así cada uno le pone su toque personal, los más tradicionales no se apartan del tomate, cebolla, hierbabuena, salsa de soya, salsa inglesa, y salsa de tomate dulce. En Guatemala, el ceviche por lo general es un platillo de fin de semana, aunque hoy en día, cualquier día de la semana, podemos encontrar buena asistencia de comensales en los diferentes lugares, dónde se sirve tan socorrido platillo, como santo remedio para aquellos que amanecieron más engomados que un árbol de hule en el mes de agosto, jajajajaja; ¡Disfrute la vida!, las comidas es una manera de hacerlo, en ésta ocasión cierro el post preguntándoles ¿Cuál es su ceviche favorito?, y ¿Conoce alguna forma de prepararlo poco tradicional?, ¡Así es la vida!

Grabación de la Radiorevista de opinión ¡Así es la vida!, correspondiente al Jueves 17 de mayo 2012.

*Cliquée aquí para escuchar* Grabación de la Radiorevista de opinión ¡Así es la vida!, correspondiente al Jueves 17 de mayo 2012.

En ésta emisión abordé entre otros, el tema de la Actitud, en el país light viajamos a otro rincón maravilloso de nuestra Guatemala, agarramos viaje a San Martín Jilotepeque, en el departamento de Chimaltenango, además no podía faltar la tontera económica de la semana, y recordamos con pesar el fallecimiento de la Reina del Disco, La Diva Donna Summer, ¡Disfruten la Radiorevista!

Después que termina la lluvia.

Vídeo

….Y ¿Qué le parece?, si en éste momento despertamos los cinco sentidos, para disfrutar del ambiente que queda, cuando termina de llover, ese aroma a limpieza y a naturaleza viva, sencillamente espectacular.

Quita Goma.

Hoy, así como el día se encuentra; la mayoría de las veces, nuestros sentidos se conectarán, como una fórmula perfecta con nuestro pasado y nuestra historia de vida, disfrutando el olor a la tierra mojada, cuando termina una intensa lluvia; el aroma que despiden los árboles con sus copas mojadas y de sus ramas resbalando gotas de agua, como lagrimas brillantes; el perfume que inunda el ambiente y brilla con mucha vida, es el agradecimiento de la naturaleza con las primeras lluvias.

Es inevitable, que vengan a nuestro pensamiento esos dulces y traviesos recuerdos, de cuando fuimos niños; esas tardes que después de llover salíamos en busca de charcos, para saltarlos sin parar, cuando a propósito nos metíamos en esos hoyos llenos de agua y lodo, con la única finalidad de divertirnos y demostrarnos que con nuestras pequeñas botas de hule, azules, negras, rojas, verdes, o del color o diseño que hayan tenido, eso no importa, lo que importa es que con ellas puestas, era suficiente para experimentar, eso sentimiento de valentía y heroísmo a la vez, al descubrir que teníamos contacto directo con los charcos, mismos que ni siquiera nos mojaban, y ni una gota de lluvia invadía nuestros pequeños pies, guardados calientitos, dentro de esa armazón de hule.

Otro tipo de recuerdo que llega a nuestra mente, es relacionado con algún olor o sabor, por ejemplo:  Un olor que me recuerda mucho las lluvias es el aroma a café recién tostado en casa; pero también recuerdo claramente, que cuando era niño, yo me posaba en una ventana, viendo llover, pero más que eso esperaba el momento en que la lluvia dejaba de caer, pero, ¿Cuál era mi propósito?, tomando en cuento que fui un niño inquieto y travieso.

Mi gran interés es que cuando dejaba de llover, me invadía y me inquietaba aún más, con un intenso olor a nances que llenaba todo el ambiente, ese aroma no era más que el anuncio, de que la fuerte lluvia que había cesado y el viento que había encontrado la calma, cuando estuvieron en lo más fuerte de su actividad, agitaron con tal fuerza los árboles de nance, que los frutos maduros no tuvieron más alternativa que venirse al suelo.

Inmediatamente después de calmarse la lluvia, se podía escuchar el griterío de niños, como cuando las urracas vuelan llevando comida para sus pichones, los gritos ensordecedores de los niños, y la competencia del que llegara antes al lugar de los hechos para llevarse el mejor botín de nances, cuando uno llegaba al lugar, podía divisar el pasto húmedo y verde, teñido y alfombrado con la cantidad de nances que podíamos descubrir, emoción entre, éstos son los míos, y no me doy abasto para recolectar más, eran minutos, en que nuestros corazoncitos de niños palpitaban tres veces más rápido de lo normal.

Otro recuerdo que también guardo bien protegido  el disco duro de mi vida, son los diferentes tipos de comida, que disfrutábamos de niños, cuando el clima estaba húmedo y a punto de llover, tomando en cuenta los famosos temporales de lluvias, un fuerte antojo que sobresale es un buen caldo de frijoles negros, imaginen conmigo; ese aroma, ese sabor, esa sensación en el paladar, bien calientito, humeando, y que cuando nos llevamos la primera cucharada de ese espeso y oscuro caldo, con mucho carácter; instantáneamente sentimos como si se nos diera más vida, esa sensación entre lo placentero y aquello que sentimos cuando por fin hacemos realidad un fuerte antojo, esa delicia que se puede acompañar de muchas formas.

El delicioso caldo de frijoles negros, algunas personas como a mi, nos gusta cocinarlos con bastante cebolla con todo y tallos, y siempre la presencia del ajo.  Ah, pero al momento de servirlos también vienen otros gustos, para hacerles una idea les contaré que en casa, algunos prefieren, cuando esta recién servido agregarle un toque de aceite de oliva; mientras que a mi, me gusta agregarle, una buena cucharada de una mezcla que preparo de chile cobanero seco, tostado y molido, mezclado con varias semillas tostadas y molidas, estas son:  Semillas de ayote, semillas de chilacayote, ajonjolí tostado, maní tostado, canela tostada, todo esto después de estar perfectamente tostado se muele, se mezcla con el chile, y realmente lo que puedo decirles, es que es una explosión de sabores en la boca con cada cucharada que disfrutamos del caldo calientito de los frijoles negros, sencillamente espectacular.

Y por otro lado como el título de éste post, es un quita goma poderoso, ya que nos hace sudar, cuál paseo por la Costa Sur, al puro medio día, en cualquier fecha de verano.  Como les decía, el caldo de frijoles negros, en Guatemala, se acostumbra acompañarlo de muchas maneras, en mi caso me encanta que se haga con la famosa sopa de arroz de la costa sur, les cuento que éste arroz se prepara poniéndolo a freír antes con ajo y tallos de cebolla abundantes, se le agrega zanahoria, ejote, arvejas, y chiles pimientos, todo perfectamente cortados en julianas o cubitos, es muy colorido y delicioso; además se acostumbra acompañar el caldo de frijoles, con carnitas de marrano, chicharrones, picado de rábano y hierbabuena, cebolla blanca finamente picada, aguacate, salpicón, cilantro finamente picado, o ponerle un toque de jugo de limón o jugo de naranja agria, cuando recién se sirve a la mesa, o con lo que usted antoje, ya que realmente para mi,  sólo el caldo ya es una comida de dioses.

¿Sabe qué?, por si no se ha dado cuenta, la vida es para disfrutarla, la vida es para comérsela, nunca pierda el placer de disfrutar lo que nos rodea, nunca muera en vida, ya que eso es lo más lamentable que le puede suceder al individuo, ¡Así es la vida!

Mango no Come Mango.

Bueno, no es secreto para nadie, que otra de mis pasiones es la cocina, saben que, tenía desde hace algunas semanas, la inquietud de integrar a una cena o algo por el estilo, dignamente, una ensalada de alguna fruta, que fuera muy conocida, y que hubiera en todos los hogares chapines; y por supuesto, que le gustara a la mayoría de las personas, entonces luego de hacer algunas pruebas, no había alguna que me convenciera, ya que siempre se tiene que tener especial cuidado, con el resto de platillos que la acompañaran, por lo tanto es un balance y mucho cuidado, el que hay que tener en todo momento.

Vino a mi mente el mango, ésta fruta ya le es muy familiar al ambiente de mi cocinada; pero me gusta prepararlo de tres diferentes maneras, el conocido refresco de mango, preparo además una crema de 3 tipos diferentes de mango, que en otro post se la presentaré en imagen y todo como a mi me gusta; bueno pero la tercera es un helado de mango con un toque de vodka y la verdad queda muy bueno.

En ésta ocasión, nos vamos a lo que éste post me hace escribirles, y como les decía necesitaba integrar una ensalada a otros platillos, y que se entendieran o cuadraran muy bien, entonces pensé en una ensalada de mango tommy, quizás ustedes ya la han preparado, porque lo primero que vino a mi mente es cuando de niños a escondidas de los padres, por lo general, nos preparábamos  aquellos grandes platos de mango verde con sal, limón, chiltepe fresco recien cortado de la mata, sólo machucado con la panza de una cuchara, y que le sale un juguito verde, y para que le cuento de las enchiladas que nos dábamos, que sentíamos los grandes labios y la lengua dormida, comiendo desesperados y con una lagrima que nadie invitó, haciéndonos los valientes; y esa lagrima todo el tiempo posada en nuestras mejillas y lagrimales, pero nosotros los niños, serios y dignos jajajajaja.

En fin esas aventuras de niño fueron la inspiración, o la influencia para que naciera un nuevo platillo, de todo mi repertorio; es muy sencillo de preparar, después de pelar los mangos, usted los corta como más le guste, cubitos, julianas, cuadrados, etc. como más le guste.  Debe tener cebolla morada ésta la corta en filetes muy delgaditos, luego necesitamos el jugo de 6 naranjas dulces, y 4 naranjas agrias, los mezcla, y cuando ya está listo el jugo sumerge los filetes de cebolla morada, la cantidad es al gusto, lo importante es que los sumerja bien durante tres horas, mejor si es en un recipiente cerrado y deber ser a temperatura ambiente, fuera del refrigerador.

Cuando pasan las 3 horas, el jugo de las naranjas se tornará ligeramente violeta y espeso, y las cebollas muy suaves, el cítrico, lo que hace es que le quita ese sabor y olor muy fuerte de la cebolla, y le deja solo un perfume muy agradable y apetitoso; por otro lado debe despielar unos dos chiles pimientos; después de despielarlos deberá cortarlo a su gusto y los pone en un comal caliente, para asarlos ligeramente; no les deberá agregar absolutamente nada; luego cuando va a emplatar la ensalada, colóquelo el mango al gusto, luego los filetes de cebolla, lo mismo que los chiles pimientos; el aderezo, se lo puede servir directamente a la ensalada, o ponerlo en recipiente aparte, queda a su discreción separar la cebolla del aderezo, o dejarla ya que es también parte del mismo, para finalizar el toque chapin de la pepitoria, y unas ramitas recien cortadas y picadas muy fino de hierbabuena, además no se olvide de agregar sal y pimienta al gusto, y le aseguro que más de uno se asombrará con ésta delicia.  ¡Así es la vida!

Flor del Café

Color, aroma, belleza son los nombres que se me ocurren cuando disfruto del fruto o flor, de una planta, en ésta ocasión se la dedico al café, saben, es una bebida que nunca en mi vida he tomado, lo único que les comento es que lo hago por decisión, ya que me gusta su olor, y todo lo demás, pero creo que no nací para tomar café, tampoco es que me haga mal al hacerlo, en fin, lo que si disfruto, es todo lo que rodea a ésta maravilla de la naturaleza. Inicio platicándoles de la planta que ésta desde muy pequeña, sobresale de entre las demás de otra especie, con sus imponentes hojas de un verde casi negro, y su tallo desde que está en los pilones de un almácigo, va enseñando ese poder, esa fuerza, esa personalidad que sólo el café puede tener;  luego, va creciendo la planta y cuando llega a su edad productiva, aparece su maravillosa flor de un blanco fascinante, y su increíble aroma es de otra dimensión, ya que desde lejos se puede sentir su intensidad, y cuando uno se interna en los cafetales, es una experiencia sin igual; piense por un momento, cuántas veces ha experimentado lo que le comento, si su conclusión es que no lo ha hecho, lo invito a que lo haga, ya que esas son las situaciones, en las que se agudizan nuestros sentidos y disfrutamos cada uno de ellos con una maravaillosa intensidad, es en ese momento que usted disfruta de una manera diferente el decir ¡Estoy vivo!, y que hermoso y perfecto es el mundo en que vivo, y que impactante es compartir y admirar la naturaleza que me rodea.  ¡Así es la vida! ¡Disfrútenla!