Días Señor Sol.

www.raulcontreras.com

Cada mañana, cuando abrimos los ojos para conquistar un nuevo día, cuando sentimos los primeros aromas de un nuevo día, cuando nos hacemos el primer impulso por levantarnos de la cama, cuando colocamos el primer pie para ponernos de pie, y no importa si lo hace con el derecho o el izquierdo, recuerde que la superstición, se la dejamos a todos los mediocres que andan pululando por ahí.  En fin cuando llega el primer pensamiento de la mañana, cuando ocurre el maravilloso milagro de sentir y decir ¡Estoy vivo!, es cuando la naturaleza, la vida, sus decisiones, actitud y darle el respectivo valor a todo lo que le rodea, se confabulan, para poner en marcha los motores que lo llevarán a lograr las mejores causalidades. No cometamos el enorme error, de dar por hecho, hasta las cosas más sencillas, no caigamos en la reverenda estupidez de creer que todo en la vida sucede por casualidad; no incrementemos las estadísticas de personas mediocres, que creen más en la superstición que en ellos mismos; no cometamos la mulada garrafal, de exigir lo que no damos; en éste caso si usted se detiene unos minutos, y piensa; lo que no quiero para mi, no lo deseo para los demás, le aseguro, que tendrá menos desagradables trancazos en su vida. Cada día que llega, es un regalo de vida que usted recibe, entonces, que espera para demostrar que se merece ése regalo, que espera para poner en marcha los motores de su vida, para lograr las mejores causalidades, si espera a que alguien más lo haga por usted, acomódese a esperar, y prepárese para ver desfilar y ver pasar, a personas felices y que no comparten su frustración; eso si, hágalo donde no nos estorbe a los que tenemos claras nuestras metas, y vivimos felices. Disfrute de todo lo que hay a su alrededor, desde lo más sencillo, hasta lo más complejo, ¡Eso es vivir!, disfrute de todos los sabores, colores, aromas, texturas, y curiosidades que la naturaleza nos sugiere cada día, disfrute del calor, tanto como del frío, goce la lluvia, tanto como el verano.  Ya deje de quejarse, ya tendrá tiempo de no sentir nada, cuando sólo sea un puñado de polvo.  Lo que si es imperdonable, que si no disfruta lo que le cité anteriormente,  es porque realmente, usted está muerto en vida, y eso en palabras coloquiales, es robar oxígeno, cambie su actitud, problemas y preocupaciones siempre tendremos, imagine que el instante que estamos viviendo es el último de nuestras vidas, ya que ni yo ni usted, tenemos algo que nos compruebe, que tenemos la vida comprada, por lo tanto, lo más devastador de morir, es que cuando el último suspiro, lo hayamos dado con mil preocupaciones en la mente, empurrados, tristes, o lo que es pero mas amargados que un limón somatado.  ¡Así es la vida!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s