Lagrimas, dolor e impotencia.

Qué dolor, qué tristeza, qué impotencia, la inseguridad en nuestro país, lamentablemente podemos ver como crece, sin ningún tipo de contról, es absurdo y ofensivo, ver como las autoridades salen en los diferentes medios, dando declaraciones de cómo han bajado las estadísticas delincuenciales, y mientras ellos dicen eso, en ese momento a alguien le roban su móvil a punta de pistola, y si le va bien, queda con vida y si no, sólo es parte de las estadísticas que no se toman en cuenta para dar las declaraciones mencionadas; así como el caso de familias completas, niños, mujeres, hombres y jóvenes trabajadores, que son masacrados.

Todo esto, me lleva a solidarizarme y pensar en todos los sentimientos que ha de estar pasando José Luis Lima Herrera, a quién le masacraron vilmente el pasado fin de semana, a toda su familia, piense usted por un instante, en ese insoportable dolor de perder a toda su familia; me refiero en el caso de la familia Lima Herrera, en donde su esposa y sus dos hijas fueron vilmente asesinadas; en la imagen que les comparto podemos ver su dolor, su clamor por seguridad y justicia, es inevitable ver en los rostros de las personas que acompañan los feretros, esa impotencia, ese enojo, esa tristeza, esa desesperación y la característica decepción que todos y cada uno de los Guatemaltecos sentimos a diario, por el ambiente que prevalece en nuestra Guatemala, ¿Y las autoridades? ¡Bien gracias!.

Más de una vez me he preguntado, ¿Qué podemos hacer?, la situación es desesperante, prácticamente vivimos en la cuerda floja, si antes decíamos, que salimos sin saber si regresaremos, en algunos casos no les da tiempo ni de salir, ya que entran a sus propias casas a robarles y asesinarlos.

Estoy seguro, que más de una persona de los que me están leyendo se identifican con lo que les comento, los que hemos sido víctimas de la inseguridad, podemos sentirnos decepcionados y muy molestos con todo lo que acontece a diario.

Recuerdo que en una oportunidad, me comentaron que en una iglesia católica, en plena misa, ingresaron los asquerosos delincuentes, cerraron las puertas y despojaron a todos los feligreses de sus pertenencias, ah, pero como ellos van variando sus estrategias, ahora lo están haciendo en los lugares en donde se sirven almuerzos para aquellos que laboran en las diferentes empresas, y que necesariamente deben salir a comer al medio día, ¿Y qué hacen?, pues llegan como comensales, primero hacen una revisión si vale la pena dar el golpe en el lugar, y si es así; proceden a cerrar las puertas y a despojar a todos de sus pertenencias.  Pienso mucho en los propietarios del lugar, ya que me imagino que a duras penas han levantado su negocio, y se ven obligados a cerrarlos, ya que después de eso, nadie va a querer regresar al lugar.

Cuando emprendemos con un nuevo negocio en el país, aunque sea vendiendo panes con frijol  y café, en plena calle, en la esquina de la cuadra, si no somos víctimas de extorsión, somos de asaltos; lo que nos castiga y hace desaparecer nuestro única oportunidad de ingresos y sostén para nuestra familia, es este tipo de lacras de la sociedad, que hacen que fracasen nuestros sueños; ¿y entonces?, pero no dejemos por un lado la situación de ¿Dónde jodidos están las autoridades?, ah pero eso si, cuando se trata de llevar a cabo un terrorismo fiscal a los negocios y personas, ahí si que se pintan solos, vergüenza debería darles, que para sacarnos hasta el último centavo con los impuestos, ahí si son eficientes, pero para garantizarnos como mínimo la protección y seguridad, como personas y a nuestros negocios, ahí si no están, porque seguramente ya andan haciendo chinche con lo que recaudaron con nuestros impuestos.

Considero, que es tiempo de dejar de ser observadores, y nos convirtamos en protagonistas, para que podamos cambiar la historia de nuestro país, y enderezar los renglones torcidos que se evidencian con el sistema en Guatemala; yo si creo que algún día el sol debe salir para todos, y terminar de una vez por todas con la pesadilla que vivimos a diario todos los guatemaltecos.

(La imagen que acompaña mi post es de Jesús Alfonso, El Periódico)

Anuncios

Un pensamiento en “Lagrimas, dolor e impotencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s