El último adios

¡Días a la vida!, démosle la bienvenida al jueves, el día que tenemos nuestra cita semanal, los espero hoy por la noche en punto de las 19:00 horas (Tiempo Local); por la 102.1 FM. y libertopolis.com; recuerde que ya nos puede escuchar desde su smartphone con sólo bajar la aplicación TuneIn, es *Gratis*.

Para aquellas personas que siguen creyendo que sólo de ellos depende la vida, ayer con el fuerte temblor que vivimos fue un claro ejemplo que en segundos se termina todo, espero que a parte del susto haya podido experimentar ese instante en el que puede darse cuenta, que las preocupaciones y todo aquello que le roba esos momentos mágicos, hermosos y felices de su vida “Se quedan”.

Y es cuando se da cuenta que en esos segundos que no sabe qué es lo que va a pasar, quiere recuperar desesperadamente todas aquellas oportunidades desperdiciados que ha tenido para poder ser feliz; que no le dure la actitud y fuerza de cambio sólo un par de días, porque sobre aviso no hay engaño; y si después de ver las cosas vuelve a ser esa persona que le da mayor importancia a las preocupaciones del día a día, y sólo anda viendo como alimentarse de preocupaciones, en lugar de ser feliz y buscar motivos para sentirse bien y sonreír, entonces, ni cómo hacerles el favor.

Todos sabemos el día y hasta la hora en que nacimos, pero nadie sabe el momento en que caducará nuestra vida, esa situación llega en cualquier instante, y no podemos hacer nada al respecto, lo que si podemos hacer y muy bien, ya que contrarresta esa situación, es que cuando nos llegue el instante de despedirnos de este mundo, no le temamos a ese paso, preocupémonos que cuando llegue nos sorprenda  ¡Viviendo!

Ayer hubiese sido ese día que usted salió de casa y esa despedida de sus seres queridos pudo haber sido la última, hoy, valore la gran oportunidad y ese maravilloso regalo de la vida, déles un gran abrazo a todos y cada uno de sus seres queridos y amigos, dígales lo mucho que los quiere y lo importane que son en su vida, al mismo tiempo de  que se convensa, que las preocupaciones y todo lo negativo se queda, así como lo material, en cambio la satisfacción al confiar en nosotros mismos, el amor y cariño dado y recibido, las sonrisas y todos los momentos felices que logramos atesorar a lo largo de nuestra vida, esos si se vienen con nosotros y nos acompañarán por siempre, ¡Siga atesorando!

Hoy me solidarizo con todas aquellas personas que están pasándola muy mal, por los desastres que el fuerte temblor provocó; las pérdidas humanas que no se hicieron esperar, uno mi corazón y disposición a todas aquellas personas que lo necesitan, para recordarles que no están solos, mis condolencias a los familiares de todas aquellas personas que jamás imaginaron que las 10:37 de la mañana, del miércoles 7 de noviembre de 2012, 33 segundos fueron más que suficientes, para decir adios a este mundo, ya que se cumplió la fecha de caducidad en sus vidas.

¡Así es la vida!, hoy ayudemos a quién lo necesita, un hermano dá la mano, y un hermano chapín además echa la mano.

Anuncios

Un pensamiento en “El último adios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s