¡Japi Verdei Tuuuuu Miiiiiii!

Hoy para mi, ha llegado ese día para celebrar, ese día en que una vez al año recordamos, celebramos y llegamos a otro año más de vida, en mi recuerdo habitan las anécdotas que mis padres a lo largo de mi vida me han compartido, siempre las he guardado muy dentro de mi, y hoy he decidido compartirlas con todos ustedes mis estimados lectores, con quienes comparto mi vida, mís alegrías, mis recuerdos y mis causalidades.  Hace muchos años en un primero de marzo por la noche, mi madre aún salió a ubicar la estación por la cual pasaría la vía crucis en un viernes de cuaresma, ella organizó y preparó todo para que la estación estuviera perfecta, mientras me llevaba en su vientre, hizo todo lo que había que hacer; acompañó a la procesión y lo que se acostumbra hacer, luego se dispuso a dejar todo en orden antes de irse a dormir.

Al llegar las primeras horas del día 2 de marzo, fue sorprendida en medio del sueño con dolores y situaciones propias de un parto, sin previo aviso y sin tardar mucho, se estaba anunciando mi llegada a este mundo y sin tiempo para ir a un hospital; mi madre se encontraba sola, mi padre estaba fuera por asuntos de trabajo, esa joven mujer nunca imaginó que el ser que llevaba en su vientre iba a llegar así de rápido, pues, sin tanto escándalo nací en el dormitorio de mis padres, en aquella casa llena de ilusiones, en aquel hogar lleno de amor.

Mi madre como pudo, ella misma se atendió, posteriormente llegaron las personas adecuadas, sólo para ver que todo estuviera perfecto, como si el mejor médico ya la hubiera atendido, es ahí cuando para mi, inicia el milagro de mi viaje por este mundo, es ahí cuando empiezo a disfrutar de todo y todos los que me rodean.

Hoy como cada día, agradezco a mis padres por haberme regalado la magia de la vida, y a esa joven mujer, que me llevó en su vientre durante los 9 meses o el tiempo que haya sido, aquella que sufrió por mi, las incomodidades y reacciones propias por llevarme en su vientre, le repito una y todas las veces posible, ¡Gracias Mamá!, ¡Gracias Luz!, ¡Gracias Viejita!, por tu paciencia, por tu amor, por tu entrega, por tu lucha contra las adversidades, por cuidarme y darme siempre la cura infalible para un dolor de estómago o un dolor de desamor, gracias por esas horas interminables de desvelo, con aquellas veces que he sufrido algunos quebrantos de salud, o simplemente, sentir como al fin te dormías, con la tranquilidad que llegaba a ti después de que por fin me escuchabas llegar, trás un día largo de trabajo, o simplemente una noche de alegre parranda.

Bendita seas mi poderosa mujer, mi gran amiga, mi bendita Madre, hoy agradezco, el que me hayas dado la vida, el que me hayas guiado por un camino de bien, el que me hayas enseñado valores, con decirme sencilla y directamente mijo no es por ahí es por aquí; gracias por todos estos años que tu me has formado, gracias por tus ejemplos, por tu sabiduría, y por enseñar el verdadero amor por la vida, y gracias a todo esto hoy puedo decir muy emocionado y orgulloso, ¡Es un maravilloso y feliz cumpleaños para mi!

El poder de las palabras, la magia de aplicarlas, y la decisión inteligente de valorar a todo y todos los que nos rodean, me han hecho un hombre completamente feliz, mama cuando leas estas líneas, que sirva para confirmar que todos los hijos agradecemos lo que ustedes hacen por nosotros, aunque crean que no nos damos cuenta de sus acciones, aunque piensen que todo nos viene del norte, no es así, lo valoramos, lo entendemos y nos sentimos muy orgullosos y admiramos a ustedes madres, como esos seres increíbles, llenos de amor, sabiduría y poder.

Dedico este post a las madres que ya no están en esta vida, a las que muy pronto serán madres, a las mujeres en general, a los padres, a ustedes mis muy valorados lectores, a todos aquellos que he significado algo en su vida, a las personas que se están dando la oportunidad de conocerme, a todos los que en algún momento han tenido buenos deseos para mi persona, y por qué no decirlo, a aquellos que me han deseado el mal, ya que aunque sea para eso pero he estado presente en sus pensamientos.

¡Así es la vida!, caUSalidad siempre, caSUalidad jamás.224557_468764586480374_814419707_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s