El Perdón.

¡Días a la vidaaaaaaa! ¡Démosle la más alegre bienvenida a Don Jueves! ya casi llegando al final de la semana laboral, si ayer fue cinturita hoy puede ser rodillitas de la semana jajajajaja o también lo podemos ver como el corazón de la semana, por la altura de la semana y por que es el día de nuestra cita semanal por medio de las ondas hertzianas jajajaja.

Ah la traición, es bastante intenso tener que hablar de este tema, pero cuando se encuentre en una situación de esas, sólo piense lo siguiente: objetivamente a usted no le han hecho ningún daño, ya que la persona que traiciona es la que se hace todo el daño, ya que se está traicionando a sí mismo, a sus valores, a su consistencia, a su imagen, a su esencia, a su conciencia, prácticamente a toda su vida, a usted lo que le está causando sólo es un mal momento, y ese mal momento pasa, tampoco saque de dimensiones la situación, y se me vaya a poner dramátic@, porque piense que, quien traiciona se está traicionando a su propia esencia y eso sí que es muy serio. Ya que imagínese el shock de experimentar decepcionado a lo máximo, el ver que no era lo que creía, eso desde ya tiene que ser fuerte, y luego viene la parte en la que le cae el veinte de las personas que les causó daño, ya son otros veinte pesos, puchis e imagínese cuando se le junta todo, no hombreee, si el que traiciona ha de vivir un infierno en vida.

Ahora vamos en donde entra a actuar el traicionad@, que es el momento cuando le piden perdón, mi manera de verlo es la siguiente; en primer lugar no sobre dimensione las cosas eso no ayuda y la verdad no sirve para nada, si decide no perdonar manténgase en ello, porque si decide perdonar más tarde después de tanto no, por supuesto que no se ve nada bien, y no dice nada bueno de su capacidad de tomar decisiones, acá hay tres puntos claves para llegar a perdonar y son los siguientes:

– En primer lugar evalúe el grado de traición, nunca olvide que para traicionar se requiere de dos personas, pero nunca se deje que le echen el muerto, ya que por lo general el traicionado casi siempre sale a chiflar, ya que según el traicionero, éste tuvo algo de culpa, pero no se deje apantallar ni juzgar, por ese mecanismo de defensa de la psicología psicoanalítica de freud, la famosa proyección.

– Qué valor tiene en su vida el ofensor, o sea, es suficiente el amor que tiene para el o ella.

– En la balanza de sus vidas, ¿qué es más fuerte?, me refiero acá al momento en el que debe realizar una suma de lo bueno que el ofensor le ha aportado a su vida, ah pero eso sí, hágala objetivamente, no se engañe, ya que puede ser muy fácil que caiga en espejismos, debido a que su inconsciente no quiere mandarl@ al carajo.

¡Pilas pues!, ya que si existe la lealtad o fidelidad, por qué no tendría que existir la traición, tampoco mire con malos ojos a los traicioneros, ya que es un sentimiento tan humano como los demás, y más que aprender a castigar, aprenda a vivir mejor por medio del perdón, y quien no se merece su perdón, de acuerdo con lo planteado anteriormente, que no le de pena decir “Next”, o sacar el boletito sólo ida a Carajolandia. ¡Así es la vida!, un constante aprendizaje para vivir mejor.

No se olviden que los espero hoy a las 19:00 (tiempo local), por medio de las hondas hertzianas, me encuentran en 102.1 FM, 560 AM,www.libertopolis.com, y también llegando al resto del mundo, y ya me pueden escuchar desde su cel por medio de la aplicación gratuita para smartphones TuneIn, busque libertopolis y ¡Listo!Untitled

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s