Feliz Año Nuevo.

¡Días a la vidaaaaaaaa! ¡Bienvenidoooooooo Don Marteeeessss!, y llega con la gran noticia de que se termina el año, y que hoy es el último día de Don 2013.

Se termina un año, una etapa de nuestra vida, doce meses en los que tuvimos la dicha de vivir situaciones muy buenas, alguna sólo buenas y otras más nada buenas. A veces decimos “Mañana siempre es mejor”, ahora le pregunto directamente y sin tapujos ¿Y que jocotes está haciendo usted para que mañana sea mejor?, todo lo nada bueno que vivió en el 2013, ¿Para qué le ha servido, o tiene idea para qué le va a servir? yo le respondo, que es para no cometer los mismos errores, para aprender de la experiencia, sencillamente, para elegir el camino que necesitamos seguir, para que funcionen mejor nuestras estrategias.

Nunca olvide que todo lo no tan bueno que vivió en el 2013, sencillamente es resultado de sus acciones, lo que es lo mismo que decir, sus causalidades; ya dejémonos de babosadas en culpar hasta a la mosca que nos miró, o la muladita de levantarse con el pie izquierdo, o la estupidez de que “Me están haciendo mal hecho”, este año dejemos atrás todas esas pendejada, y actuemos responsablemente creyendo y confiando primero en nosotros para después darnos el permiso de creer en lo que se nos pegue la gana, menos en esas babosadas; qué brujería y que superstición, no que ocho cuartos, más muladitas que esas imposible; y que disque por eso salieron las cosas mal, responsabilicémonos de una vez por todas de nuestras acciones, ya que no existe ninguna consecuencia que se origine sin nuestra acción, ah y algo igual de importante es, dejemos de cabalgar en el caballo de la objetividad y a la vez falseando la realidad por todos lados.

Hoy a la media noche, cuando el 2013 llegue a su final, levantaremos a la vez nuestra copa, para desearles a todos y cada uno de ustedes, que son mis más valiosas causalidades, mis más respetables seguidores, y juntos, con todas las fuerzas de nuestra vida desearnos un 2014 repleto de conciencia, para tomar las mejores decisiones en nuestra vida, apartarnos de todo aquello que nos perjudique, aprovechar todas las oportunidades que lleguen a nuestra vida, y vivir intensamente cada instante de nuestra existencia, desconectándonos de todo lo que nos preocupe, aflija, perturbe, para que no haya nada más que nos robe la paz y felicidad.

¡Así es la vida! acompañándolo hasta encontrarse de frente con la verdadera paz y felicidad.la foto (1)

Mi viejo calendario.

Para mi, cuando pienso en calendario, viene a mi mente uno como el que les comparto en la imagen, especialmente cuando nos saluda con nombre y apellidos el propietario del negocio, su señora esposa e hijo, a todos los que presume con toda razón, así como su negocio.

Cuando era niño recuerdo que cuando llegaba el primer calendario a casa todos los hermanos corríamos para pelearlo, ya que queríamos ser siempre el primero en encontrar que día iba a caer nuestro cumpleaños en el año que estaba por llegar, jajajajaj.

Les confieso que siempre me daba una especie de tristeza cuando escuchaba la canción “Ya se va diciembre”, y miraba que sólo le quedaba una hojita al calendario que un día recibimos con toda emoción, y que en ese momento sólo colgaba de la pared, con diversos apuntes como “En que fecha se compró el gas, en qué fecha compré mis zapatos, o algún número de teléfono, llamar urgente a alguien etc.” Situación que me hacía derramar una lagrimita de tristeza a escondidas, y luego a echarme agua en la cara para no quedar en evidencia antes mis hermanos, para poder seguir teniendo el derecho de molestarlos a mi antojo jajajajaj y decir ¡pero no soy chillón!, jajajajaja.

Aunque creo que hoy en día la situación de inseguridad está tan difícil que quienes siguen con esa bonita costumbre de regalar calendarios, en lugar de sus nombres ya casi sólo utilizan sus seudónimos o nada, para enviar el mensaje cariñoso y de agradecimiento por la preferencia de su clientela en todo el año, ¿Qué recuerda usted de los calendarios?

El calendario del que les comparto la imagen es Gracias a Pedro y su familia, proveedor de la fruta, verdura y el pollo, en la casa. ¡Así es la vida!IMG_1343