La señora luna.

¡Pssst!, aquí entre nos, les cuento que una madrugada de éstas, hace un par de semanas, me levanté a admirar a la Señora Luna, y ¿Saben qué? por fin aceptó posar para mi cámara, y de testigo están las montañas; y ahora se las comparto, que la disfruten tanto como yo.DSCF0465

Anuncios

Usted decide sufrir.

¡Días a la vida! ya llegó Don Martes, vamos a sacarle el jugo para aprovecharlo hasta el último segundo, el viene cargado con todas las posibles oportunidades, para que puedan destacar y alcanzar los objetivos propuestos.

Es bueno que trabajen en quitarse de la cabeza y de su actuar, todo aquello que se deriva de las pinches supersticiones; la vida sólo es usted y sus decisiones, no la hace nada más, por lo tanto, todo aquello que tiene que ver con supersticiones, no es más que la justificación para no hacer lo que lo intimida, asusta, o cree que no puede lograr, ¡Vamos! atrévase a vencer la superstición, ya que ésta no es más que la evidencia de la pinche cobardía; y esa es de nuestras peores enemigas, ya que nos roba la oportunidad de destacarnos y alcanzar todo aquello con lo que hemos soñado.

Superstición = justificación = cobardía. Aléjese de la mediocridad, y ábrale paso a la seguridad y confianza en sí mismo; al amor propio, al respeto, a la gratitud, en resumen aplique en su vida “Lo que no quiero para mí, no lo deseo para los demás”, y les aseguro que la vida empezará a cambiarles, hasta lograr un resultado positivo trascendental y radical. Empiece hoy, siempre se dice, nunca es tarde para cambiar, aunque, yo creo que debemos tomar en cuenta que existe una realidad contundente, y es que la vida es corta, y nunca sabremos si nos dará tiempo para cambiar todo lo que debemos cambiar en nosotros mismos, principalmente, si aún estamos pensando en empezar; ¡vamos píquenle! y dispongámonos a disfrutar de una vida mejor, que sólo depende de nosotros y apropiémonos ya, de esa nueva filosofía de vida, necesaria para disfrutar de un mundo mejor.

Soy Raúl Contreras, y lo acompaño cuando tome esas decisiones, que de lo único que se arrepentirá es de no haberlo hecho antes; ¡Así es la vida!Promo ALV.