En paz descanse Chef Domínguez.

 

UntitledRaúl Contreras y todo su Staff de producción en ¡Así es la vida!, presentamos nuestras más sentidas condolencias a la familia del Chef Humberto Domínguez, embajador de la cocina guatemalteca en el mundo.

Es muy doloroso, cuando a diario vemos la cantidad de personas asesinadas en nuestro país, y los actos siempre impunes, es shoqueante y muy doloroso, recibir la mala noticia, que la víctima es una persona muy cercana a nosotros, al enterarnos, nos invade ese fuerte sentimiento de querer llorar, situación que se deriva de la impresión, la tristeza y una gran dosis de impotencia, ante actos tan asquerosamente cobardes; y todavía a esos actos hay que sumarles la indiferencia de los que disque velan por nuestra seguridad, ¡Qué decepción!

Humberto, en donde quiera que se encuentre, hoy y siempre, recordaremos a aquel amigo leal, con un sentido del humor que nunca dormía; el candidato perfecto para molestarlo, ya que siempre se ponía de pechito, jajajjaja un gran hombre, un gran profesional, pero sobre todas las cosas, un gran ser humano; por las horas interminables que convivimos, por todos aquellos programas que hicimos juntos, por ese gesto inolvidable, cuando metía la pata en escena, y por sacarla se hundía más, por aquel día que me confesó que el primer acercamiento con la cocina fue a los 7 años, cuando lo dejaron controlando la olla de barro en el fuego, en donde se cocían los frijoles, y a la vez cuidando a sus hermanos pequeñitos, en aquella modesta casita; Mientras su señora madre se iba al río para lavar ajeno. recordando el desenlace de la historia, riéndonos hasta más no poder, al ver con el asombro y picardía, cuando confesaba que se le habían quemado los frijoles, y su madre llena de enojo, le puso la olla de sombrero, podía ver como se le llenaban los ojos con un brillo muy especial recordando sus inicios en la cocina, y hasta donde había llegado hoy en el arte culinario, al comentar esa historia siempre cerraba diciendo “Si supieran esa historia, los profesionales en la cocina con que me codeo ahora, ¡No lo creerían! ¡Me daría mucha pena!”

Hoy despedimos a un entrañable amigo, víctima de la delincuencia incontrolable ¡Hasta cuando, señores gobernantes!

Humberto, afortunadamente en vida nos heredó todos aquellos recuerdos, y podemos recordar los gestos de cuando contaba cada historia, mismos que en cualquier momento llegan a nuestra mente, y automáticamente nos hacen dibujar una sonrisa en el rostro, sonrisa que perdurará por siempre y para siempre. Descanse en Paz un gran amigo, Flores sobre su tumba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s