¡ñeñe ñeñe sholco sholco ñeñe ñeñe!

Días a la vida, ¡Bienvenida la cinturita de la semana! ¡Bienvenido un nuevo mes, el décimo del año! Vivamos un miércoles lleno de positivismo y aprovechemos todo el tiempo que nos trae, y así poder llegar más allá de donde se queda la imaginación. ¡Gracias a la vida! por permitirnos respirar y vivir intensamente el mes de octubre, mismo que despide algunas actividades, pero al mismo tiempo recibe una maravillosa época del año.

Hoy, me desperté recordando a un gran amigo, ese amiguito que la letra que más le costo entender fue la “W” ya que insistía que “sal andrews”, se decía “sal andreus”, y la letra que más batallas le dio al aprender a escribir, fue la “Q”, ese niño de una mirada tierna, pero de un gran carácter, y esa actitud precoz en su comportamiento a sus cortos 4 años, cuestionando todo lo que pasaba a su alrededor; lo llevó a recibir más de un jalón de orejas, (por minuto). Ese amiguito hiperactivo, esa enano inquieto, al que sus padres, por desesperación o no, lo enviaron a muy temprana edad a la escuela; mucho antes, de lo que en aquel tiempo se acostumbraba, a ese gran amigo que por momentos vive muy lejos de mí, pero en muchos más, se acerca, a él le dedico mi post.

A ese niño, que desencadenó lo que ahora soy, a ese mi “Yo Niño”, hoy contigo, recuerdo que muchas situaciones desfilaron por tu vida, desde accidentes muy serios, hasta los grandes momentos de destacar y brillar; eso nunca te marcó, pero sirvió para regar la semilla del ser humano que hoy eres; esa vida que llegó y luego agarró velocidad, se llevó aquellos primeros años; parece que fue ayer, cuando me columpiaba en aquel mandarinal, (siempre a escondidas de mis padres) en el patio trasero de casa; y en cada esfuerzo que hacia por llegar más alto, le daba rienda suelta a mis pensamientos, e ilusiones, a lo que quería ser de grande, desde entonces, mi mente, mis emociones, mis deseos, mi apetito por comerme el mundo, y el trabajar constantemente por lograrlo, no han descansado ni un solo instante, sólo me acercan más a mi objetivo y hacen que vaya logrando todo lo que me propongo, en fin, me columpiaba feliz de la vida, y en esas estaba cuando de repente, ¿qué creen? cuando más alto y fuerte me columpiaba, sólo escucho un crujir de la rama vieja y cansada del mandarinal, y ahí vengo para abajo, ¿adivinen con qué aterricé?, pues, no se los diré, la pista que les doy, es que tenía la boca llena de sangre y tierra, ¿que si lloré? Pegaba alaridos, pero en silencio, ya que lo que me sacaría si me escuchaban mis padres, era una merecida zarandeada jajajjja.

Dispongo a levantarme, luego de limpiarme las lagrimas de chocolate, con toda la tierra; corro al chorro de agua, a lavarme lo más discreto que puedo, luego de secarme llega mi madre y me dice ¿vos gritaste? ¿te pasó algo? Y cuando me dispongo a responderle al decirle ¡Naaaadaaaaa! ¡no me ha pasado nada!, solo abro la boca y siento entrar más aire de lo acostumbrado a la misma, y sentía extraño, y al ver la expresión en los ojos de mi madre, una mezcla de preocupación y enfado, que inmediatamente se convirtió en risa, al ver que había perdido un diente, a esa edad en la que de alguna manera tenemos que pasar, hasta es iconográfico en la niñez, ¡sí, y que! Yo también tuve mi etapa en la niñez de sholco, y fue de esa manera que llegué a ese momento, por lo menos podía presumir entre mis amiguitos, que había sido una herida de guerra y no como ellos que habían llegado a su sholquedad, por un cabezazo tonto que alguien poco más sonso les había pegado, al momento de levantarse bruscamente, estando ambos en una posición precisa para que eso pasara.

224557_468764586480374_814419707_nHoy celebro emocionado el día del niño, y los invito a que cada uno de los que me lean, recuerden ese momento del pasado, eso, que será capaz de pintarles una sonrisa en el rostro y un brillo en la mirada como a mí en éste instante, y ese será el regalo que su “niño interior”, les ha traído en éste día tan especial. ¡Así es la vida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s