La pinche maña de idealizar.

¡Días a la vida! y ya estamos disfrutando el final de otra semana, es el momento de realizar la revisión objetiva de sus causalidades, ¡gracias a Dios es viernes! atrévase a cambiar la estrategia de todo aquello que no funcionó, y deje el conformismo para aquellos que no creen en la felicidad.

La sinceridad y lealtad cuando van unidas, son la llave que le abrirá todas las puertas; ya que en la mayoría de los casos es mucho más fácil encontrar lealtad pero no sinceridad y viceversa; en cambio, cuando unimos ambas; el mundo nos cambia, no sólo para quien lo da, sino también para quien lo recibe. Como ya lo hemos explorado, para ser sincero y leal con los demás, primero debemos serlo con nosotros mismos, debemos serle leales a nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, y cuando logramos todo ello, llegamos a un nivel de sinceridad en el que quedan en evidencia esas situaciones en nuestra vida; ya que todo ello son cuestiones que no sólo se sienten sino que también se notan, y es ahí cuando vemos a la persona de manera objetiva, y decidimos confiar en ella y no nos equivocamos al hacerlo.

Existe la otra situación en la que nos equivocamos al confiar en alguna persona, pero si repara bien en el asunto, es cuando de una u otra manera hemos falseado la realidad, y nos hacemos en nuestra fábrica de ideas, aquellas historias que después de ver realmente que la persona no es lo que creímos, pena nos dan aquellas necedades que habíamos construido en nuestro ser; el problema en éste caso no está en aquella persona que de por si no es ni leal ni sincera; el gravísimo problema está en nosotros por haber idealizado a ésta, los seres humanos; siempre tendremos defectos y virtudes, ya que es así como vamos teniendo somatones en el camino, y oportunidades para aprender de ellos; por lo tanto, antes de formarnos una idea de las personas que llegan a nuestra vida; así como de materializarlo a nuestro sabor y antojo, debemos dejar de verlas con la dañina lupa de la idealización; puede ser que la persona valga la pena tratarla, porque a veces sus valores no coinciden con los nuestros, pero tampoco son tan dañinos, el problema acá, radica en la pinche costumbre de idealizar, y luego cuando emerge la persona tal cual es, se nos ocurre sentirnos engañados o traicionados, y la otra persona ni en cuenta, ya que ni siquiera movió un dedo; para que ocurriera todo el relajo que se vive entre nosotros y la maña de idealizar.

Gracias por leer mis mensajes, y sacar lo que le pueda servir, siempre con el firme propósito de encontrarse con una mejor versión de sí mismo. ¡Así es la vida!IMG_4579

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s