Viajemos hasta donde nuestros recuerdos nos lleven.

Con solo ver la imagen viajamos en el tiempo, dedicado a los que hemos tenido la dicha de vivir ese momento en el que los tamales son cocinados en apastes de barro, cuando hemos disfrutado ese especial almuerzo de caldo de gallina del día de la preparación de tamales; y es más caldo que otra cosa pues la carne está lista para acompañar el delicioso recado que engalana cada tamal en la navidad. A todos ustedes, los invito a que disfruten la imagen y vuelen hasta donde su memoria quiera y así hacer un necesario acercamiento a todas aquellas personas que relacionan con ese recuerdo pero que hoy ya no se encuentran; y de la misma manera fortalecer el vínculo con todas aquellas personas que afortunadamente están en su vida. ¡Así es la vida!
La imagen es gracias a Mau Loguz.
Anuncios