¡Cinturita de la semana!

¡Días a la vida! ya estamos viviendo una nueva cinturita de la semana, ¡Bienvenido Don Miércoles! hoy es ese día en el que tenemos la oportunidad de poder ver la mitad del camino recorrido y hacer esos cambios oportunos, con el firme propósito que al finalizar la semana, lo disfrutemos cosechando el mayor número de buenas causalidades.

Hablando de otras situaciones, nunca está de más, reflexionar en que un «No» a tiempo nos ahorrará tantos momentos y situaciones desagradables para nuestra vida, ¡Atrévase a decirlo!, las personas buenas no son las que a todo dicen que si, las personas buenas son todas aquellas que primero buscan estar bien consigo mismo, para poder dar lo mejor a los que les rodean, y no estar dando «Si» por todos lados, de manera mecánica, y, al final sólo reaccionan ya cuando se encuentran en el medio de un lío en sus vidas, situación que los llevó no la otra persona, sino su falta de análisis y carácter al contestar mecánicamente a un cuestionamiento, o apoyo de cualquier tipo. 

Recuerde que, absolutamente todo lo que nos sucede, es porque se derivó de una acción que nosotros mismos pusimos en marcha, por lo tanto, no se queje ni le eche la culpa hasta a la mosca en la ventana, de lo que le esté pasando, es por eso que insisto en cuidar nuestros actos para disfrutar o jocotearnos con nuestras propias causalidades. ¿Y usted que creía? que el futuro en nuestras manos era algo más romántico, pues ya ve que no, es una situación que implica full responsabilidad, actitud, estrategias y mucha confianza y seguridad en sí mismo, cuando alcance todo ello, ahí si podrá disfrutar de ese verdadero romanticismo e intensidad de la vida, ah y ¡Apúrense! ya que la vida es más corta de lo que todos nos imaginamos.

Soy Raúl Contreras y es un verdadero honor acompañarlos, en ese momento en el que nos levantamos, porque nos hemos llevado cada trancazo en la vida, que nos deja hasta atarantados.

¡Así es la vida!Imagen

Una Rosa eterna.

Esta mañana, fuimos recibidos con un día brillante muy propio de los amaneceres de fin de año, hoy, tuve la oportunidad de acompañar hasta su última morada, a darle el último adiós a una gran mujer, a un extraordinario ser humano, Doña Rosita, la adorada madre de mi amigo Juanfran, ya frente al panteón, sus hijos Juanfran y Pepe, con los ojos llenos de lagrimas, indudablemente, pasando por sus pensamientos aquella película de sus vidas, en la que los protagonistas principales eran sólo ellos y su mamá, escena tras escena, una colección completa de todos aquellos momentos que se fueron convirtiendo en parte del anecdotario, mismos que hoy orgullosamente portan como lecciones de vida y valores.

Es inevitable descomponerse ante esa escena, en la que los hijos que desde ya, están extrañando a su madre, batallan al decirle con voces entrecortadas ¡adiós mamá!, esa despedida sólo la interrumpe el crujir frío y seco del ataúd resbalándose hacia adentro del panteón; así como voces queditas que salen de quien sabe quien de los asistentes, repitiendo continuamente ¡ese camino llevamos todos!

Los hijos, familiares de los dolientes, y todos los amigos, en un silencio entristecedor, también le decimos adiós a Doña Rosita; se desprenden lagrimas que caen al pasto con rocío, como queriéndose sumar a esas gotas de agua, esas mismas que hoy sorprendimos desde las primeras horas de la mañana, al hacernos presente en el cementerio general.

Por último, el ataúd, lentamente va terminando de hacer ese corto y último viaje frente a nuestros ojos, ese corto viaje que será seguido de esa puerta que se cierra para siempre, esa puerta de ladrillos y cemento, esa puerta que en este mundo se cierra con la última cucharada de esa mezcla de cemento.

Recuerdos, tristeza, espíritus en shock, y toda esa mezcla de tristes pensamientos y sentimientos que provoca la partida de un ser querido, se hacen presente por medio de ese frío silencio que inunda la mañana tan soleada, con esa triste mirada, con la que sus amorosos hijos ven por última vez a la autora de sus días, representada en el cuerpo que les dice adiós.

Lo que resta es regresar a casa, ordenar y reencontrarse de golpe, con todo aquello que en cada instante de sus vidas, les recordará a esa gran mujer, a esa gran madre, ya que la vida hoy les dicta  la nueva manera de tener contacto con ella, situación que deberán aprender con el pasar del tiempo; los recuerdos nunca se irán, las lagrimas se irán convirtiendo lentamente, en satisfacción y muy bonitos recuerdos, que un día no muy lejano llegarán a convertirse en sonrisas, y esas miradas tristes de hoy, en expresiones de consuelo, y poder así experimentar para vivir la maravillosa sensación de entender que todo ese dolor que se lleva en el alma desaparece, para poder recibir mágicamente en su lugar, todo el cariño, enseñanzas de vida, y agradecimiento, por todos los cuidados y amor recibidos, de esa gran madre, la gran mujer que los cobijó en su seno desde su primera luz de vida.  Que en paz descanse «Doña Rosita», flores, recuerdos y todo nuestro amor la acompañen por siempre.unnamed

Con todo mi cariño, para mis buenos amigos y toda su familia.

Después que termina la lluvia.

Vídeo

….Y ¿Qué le parece?, si en éste momento despertamos los cinco sentidos, para disfrutar del ambiente que queda, cuando termina de llover, ese aroma a limpieza y a naturaleza viva, sencillamente espectacular.

Estrenando mi B…

Minientrada

Estrenando mi Blog, ¡Su nueva casa!, les doy la bienvenida de la manera siguiente:

Gracias, a todos y cado uno de ustedes por ser parte de mis más valoradas causalidades; creo en el ser humano como individuo, creo en el ser humano que toma sus propios riesgos y sus propias decisiones, creo en aquella persona que no importando el resultado de sus intentos, siga motivado y emocionado en luchar cada día por ser mejor, por dar lo mejor de si, sin temor a enfrentar los obstáculos diarios, por aprender de cada tropezón; pero ante todo creo en ese hombre capaz de vivir de frente a la vida, con actitud, con responsabilidad, siendo muy selectivo, disciplinado, y teniendo muy claro que cada acto que realiza en su vida, por más sencillo que sea, siempre tiene consecuencias, creo en la persona que cada día va logrando quitarse la maña de decir, se descompuso, se fregó,se rompió o se arruinó, y lo va cambiando por descubrir que somos los humanos los que decidimos el destino de lo que nos rodea todo basado en nuestros actos, bienvenidos a mi mundo, que quizas siempre fue su mundo, pero que no se había atrevido a explorar y a enfrentar, en la vida sólo venceremos en la medida que arriesguemos, sin importar los tropezones, si piensa encontrar motivación en éste blog es posible que no la encuentre, porque como siempre digo, a mi me gusta rodearme de personas convencidas de lo importante que es su presencia en éste mundo y no en aquellas que por falta de actitud, andan victimizándose a cada paso que dan, ese tipo de gente me da sueño; así es que ¡Ánimo!, que la vida es tan corta, como para desperdiciarla en babosadas y babosados.